Esta es una lección de psicología muy interesante …

Mi Hada Madrina del Trader

 La Historia del Juego de Subastas del PIP

© 2004 Rob Booker

“¿Alguna vez has oído la historia del Juego de Subastas del Pip?”
Preguntó el visitante.
-No- le contesté.
“Entonces voy a compartirla contigo”, dijo él, mirándome a los ojos.
“Y va a cambiar tu vida para siempre. ”
Yo no lo sabía entonces, pero tenía razón. Esta es la historia.

Para Mitchell Cox

Trader y Amigo

H-2Mitchell fue un estudiante del curso 1 a 1 en 2003. Se tornó rentable en el trading a principios de 2004, y entonces viajó a Tailandia, donde tenía la intención de establecerse y vivir para escapar de su frenético ritmo de vida como agente hipotecario.

El murió en Tailandia en un accidente.

Sea o no que usted o yo compadezcamos a Mitchell, vale la pena recordar que pasó el último año de su vida haciendo lo que quería hacer, y dedicado a la creación de una vida muy satisfactoria y que valiera la pena vivir. Todos podemos aprender una lección de Mitchell.

Vive cada día como si fuera tú único y último día, supérate a ti mismo, y trabaja en la creación de la vida que deseas.

 Descargo de Responsabilidad

­­­_______________

No tengo absolutamente ninguna idea de quién es usted, lo que hace para ganarse la vida, o si es trader de divisas o de futuros, o comerciante de ganado, sombreritos para bebes, cereal frío, o la colección Rush de vinilo de su mejor amigo (por favor, ¿alguien más cree que Getty Lee suena como una vaca moribunda?), o la loza fina de su esposa. 

Yo sé que si ha negociado con divisas, es probable que haya perdido un poco de dinero aquí y allá, y espero que este e-book le sea de alguna ayuda. Si no, si nunca ha perdido dinero en el trading con divisas, entonces quiero que cierre el e-book, abra su cuenta de operaciones, produzca el informe del mes pasado, y luego lo publica.

Bueno, yo no quise decir eso. Usted no tiene que producir el informe del mes pasado.

_______________

Ah, y ninguna de las personas que aparecen en este e-book son reales. Bueno, yo soy real. Y mi esposa también lo es. Y mi gato, aunque mi gato técnicamente no es “gente”.

El Visitante
____________

Yo acababa de perder otra cuenta. Era las 3:22, hora del Este. El tiempo lluvioso arrojaba agua contra el acondicionador de aire que sobresalía por la ventana, mi gato acarició mi pierna izquierda, yo sentía cómo mi corazón palpitaba sobre mi caja torácica, en uno de esos momentos en que te sientes tan mal que no sabes qué vas a hacer.

Tendría que hablar con mi esposa. Explicarle de nuevo. Explicarle que sabía lo que estaba haciendo, pero que no había negociado bien esta vez. O que si hubiese permanecido un poco más en la posición Long en el EUR, yo podría haber cerrado con beneficios. O si sólo me hubiera detenido cuando estaba perdiendo 10 pips. O si yo hubiera tomado los 10 pips que había tenido de beneficios al comienzo. O si sólo hubiera ajustado la entrada de mi sistema un poco más.

Yo había llegado al punto de ser un pobre trader, con una lista de razones detrás de mis defectos casi tan grande que era muy difícil de contar, y ninguna de ellas tenía sentido ya. ¿Puedo realmente cambiar cualquiera de estas cosas? Peor aún, ¿podría esperar ser capaz de cambiar cada una de mis debilidades como trader?

Con mis manos en la cabeza, empecé a preguntarme si tendría que hacer lo que se había convertido en mi miedo más grande desde el principio: salir y conseguir un nuevo trabajo.

Esto trajo una solitaria lágrima a mis ojos y mi pensamiento fue: he fallado en esto de nuevo. He perdido $ 60.000, y nunca volveré a operar.

 Y entonces oí un leve golpe en la ventana.

 Inclinado sobre lo que podía ver desde la ventana de mi pequeño piso-oficina, vi una cara redonda, hinchada, de mejillas rojas, dos abultadas ojos, y una sonrisa alegre y contagiosa. Un dedo regordete seguía tocando en la ventana. Yo le devolví la sonrisa abiertamente, a pesar de que había un hombre gordo tocando en mi ventana, y yo no tenía idea de cómo estaba apoyado en ella. O por qué golpeaba en mi ventana.

Levantando la ventana, le pregunté, “¿Puedo ayudarte en algo?”

“Sí,” respondió. Tenía una voz profunda. Todavía estaba sonriendo. Yo ahora estaba sonriendo de nuevo. “Está un poco mojado aquí afuera”.

La sonrisa era tan poderosa, y el evento tan sorprendente, que le ofrecí una mano, fijé las rodillas y las piernas contra la parte inferior de la ventana, y ayudé a este hombre enorme a entrar en mi casa por la ventana de mi oficina de arriba.

El apenas cabía. Y yo apenas podía sostenerlo – su mano estaba húmeda, su cuerpo era enorme, la ventana era pequeña, y era, francamente, el hombre menos coordinado y más gordo que yo había conocido. Lo juro. El tiró y tiré de él, y su cuerpo cayó sobre el lado de la ventana, con un golpe (no lo suficientemente fuerte como para despertar a mi esposa), yo especulaba si el suelo de la oficina podría ser capaz de sostener su gigantesca armazón.

Estoy seguro de que pesaba por lo menos 350 libras. Cuando él mismo se liberó de la ventada, me di cuenta de que este hombre, sonriente, también estaba cerca de los 7 pies de altura, llevaba un abrigo (sucio) camisa de etiqueta, un pantalón estilo sastre, zapatos negros brillantes, y pensé que probablemente ahora me iba a matar. Y posiblemente me coma. También era imposible no darse cuenta de que adosadas a la espalda, este hombre traía un par de alas con plumas blancas, lo suficientemente grandes como para verlas cuando estaba frente a mí, y al parecer no lo suficiente grandes, como para ayudarle a conseguir entrar su cuerpo a través de mi ventana.

Todavía estaba sonriendo cuando empezó a hablar con un profundo acento sureño.

“Estoy feliz de que me deje entrar, joven”, comenzó, “me estaba empapando allí, y por lo general es muy difícil entrar. En general, tengo que esperar afuera durante horas, antes de que pueda convencer a un trader para que me deje entrar”

Sólo había una pregunta que yo podría hacer. “¿Quién es usted?”, pregunté, convencido ya en este punto de que él no tenía la intención de matarme. De todos modos, yo sólo me sentí un poco más cómodo.

“Hola, Rob” dijo, “Soy tu hada Madrina del Trader, y estoy aquí para ayudarte a enderezar muchacho, porque”, y dejó escapar un profundo e insultante gruñido (pero, paradójicamente feliz), mientras continuaba, “Eres probablemente el trader mas mediocre que he conocido en toda mi vida. Y eso que he estado en el circuito de hadas madrinas del trading durante 100 años”.

¿Qué podía decir? Incluso si él estuviese allí para comerme, o al menos para matarme. Tenía alas. Y era lógico que las hadas madrinas de los traders tuvieran alas, y además decía la verdad. Mi nombre es Rob y soy el peor trader que había conocido nunca. Estaba tan mal que me había tirado cuatro cuentas, casi $ 100.000, de los ahorros de mi vida, y todavía no entiendo muy bien como ocurrió. ¡Aahhh!, sólo de pensarlo me di cuenta de que me hubiera ido mejor, si hubiese viajado a Las Vegas y apostar al rojo.

Entonces volvió a hablar. “Rojo o negro, hijo mío, no importa. Perderías de todos modos. Las Vegas o FXCM, no hay ninguna diferencia. La forma en que tú haces trading, se orienta a perderlo todo de todos modos”.

Me encogí de hombros. Estaba en lo cierto. Sentí el piso de mi oficina ceder un poco en su dirección. Ahora me di cuenta de que sólo era un hombre
alado que leía la mente, por ser el Hada Madrina de los Traders, pero que si no me mataba o comía, los dos íbamos a caer a través del piso, aplastando a mi esposa, y al final me iba a morir de todos modos.

Mi Hada Madrina del Trader

_____________________________

“¿Por qué estás aquí?” le pregunté.

“¿Alguna vez has oído la historia del Juego de Subastas del Pip?”

 Preguntó el visitante.

-No- le contesté.

“Entonces voy a compartirla contigo”, dijo él, mirándome a los ojos.

“Y va a cambiar tu vida para siempre. “

Yo no lo sabía entonces, pero tenía razón. Esta iba a ser la reversión completa de mi infortunio y el comienzo de mi carrera como trader.

“Esta es la historia”, dijo, y luego miró a su alrededor, parece como si de repente se sintiera un poco fuera de lugar, o incómodo.

¿Te importa si comemos algo? “

 Yo mismo estaba un poco hambriento. Lo que era una buena señal, porque en los últimos 4 meses, cuando comencé a disminuir la cuenta más reciente, hasta mi última “llamada de margen”, había perdido el apetito. Y ahora, al tener a este loco en mi casa, sonriendo, ya me estaba ayudando al menos a sentirse un poco mejor.

-Vamos entonces-dijo él, y luego desapareció.

Nos encontramos momentos más tarde en la salida 8 de la carretera interestatal 70, cerca de 7 millas al norte de mi casa en Wheeling, Virginia Occidental. Estábamos sentados en una cabina en Joe’s Diner, en una parada de camiones – no es un lugar al que alguna vez yo hubiese ido – pero olía a comida, tocino y -desayuno, y eso, era suficientemente bueno para mí.

 Una camarera que, evidentemente, conocía a mi compañero se acercó a nosotros y le dijo a mi Hada Madrina de Trader, “hola Jerry, ¿sirvo lo de costumbre?” Él asintió con la cabeza, y luego comentó que yo quería lo de costumbre también. Sólo podía imaginar lo que eso significaba.

Cuando la camarera se marchó, me acerqué más a él y le pregunté. “Entonces, ¿qué es esto del juego del Pip que usted ha mencionado?”

Sonrió otra vez, y me hizo sonreír a mi también (yo estaba ahora de mucho mejor ánimo de lo que estaba hacía tan sólo 20 minutos, y además estaba muy hambriento). “Este es el Juego de la Subasta del Pip”, muchacho- respondió, deletreando la palabra s-u-b-a-s-t-a, y obviamente entusiasmado con la oportunidad de hablar. “Yo podría decírtelo, pero tengo algo mucho mejor en mente”.

Se dio la vuelta para hacer frente a los dos camioneros que estaban sentados detrás de nosotros. Estaba mostrando sus alas.

“Muchachos, vengan aquí a la cabina. Tengo una ‘apuesta’,  Me como por mostrarles el resultado”.

Se miraron unos a otros, y cada uno se levantó y se acercó. Jerry, mi Hada Madrina de Trader, colocó un billete de $ 20 en la mesa delante de nosotros.

“Chicos”, dijo con su acento sureño en auge, “Voy a dejar que uno de ustedes gane este billete de 20 dólares”.

“Estas son las reglas: lo que ustedes tienen que hacer es pujar por él. El mejor postor se lleva el dinero. El perdedor tiene que pagar su última oferta, pero no recibe nada”

Se volvió a mirar al uno y al otro, y se encogió de hombros. Uno le preguntó: “Así que si yo oferto menos de $ 20, y soy el ganador, ¿recibo el dinero?”

-“Así es. Pero el otro todavía paga su última oferta. Y no consigue nada”. El camionero levantó las cejas. Se veía que ya estaba mentalmente gastando el dinero que no había ganado todavía. Él dijo: “Entonces la oferta $ 1”.

Apenas comenzó a hablar, su compañero le interrumpió: “Yo oferto $ 2.”

Hubo una breve pausa, y me di cuenta de que otras personas en el comedor
empezaban a mirar en nuestra dirección. La subasta continuó, y me sorprendió lo rápido que iba –

“$5.”

“$8.”

 “$12.”

“¡$ 16!” exclamó uno de ellos, y entonces me miró y se dio cuenta de que un pequeño grupo de personas ahora nos habían rodeado, incluyendo a nuestra mesera, cocinera, y una cantidad suficiente de otros camioneros que me hacían sentir muy claustrofóbico. En esta última puja, hubo algunos aplausos, y todo el mundo estaba obviamente muy interesado en el resultado de este juego.

La subasta había avanzado ya hasta el punto en el que cada hombre tenía la intención de ganar. Yo no podría estar en desacuerdo con ella, ya que parecía claramente evidente que incluso a $ 19, valía la pena comprar los $ 20. Y llegó una oferta. En cuestión de segundos, el primer camionero declaró: “$ 19”. Y un grito se elevó en el comedor, y todo hacía suponer que habían encontrado un ganador. Pero no era así.

Nuestro pequeño grupo estaba palmeando al primer camionero en la espalda, felicitándolo (por ser el primero en llegar a $ 19), cuando el segundo camionero, que aparecía frustrado, a sólo un escalón por debajo, anunció lo que parecía completamente ridículo:

 “¡$ 20!”

Todo el mundo quedó en silencio. “¿Queeé?” llegó una pregunta de la parte posterior del grupo. Todos se miraron perplejos. El segundo camionero respondió a todas nuestras preguntas cuando dijo:

“Yo pierdo $ 18, si usted paga $ 19. Voy a pagar $ 20, y así por lo menos voy al punto de equilibrio”.

Luego, todos nos dimos cuenta que en el calor de la subasta, el primer camionero, y el resto de nosotros, habíamos olvidado las reglas del juego: el ganador pagaría su última oferta y ganaría los $ 20, pero el perdedor tendría que pagar, y no recibiría nada. De repente, como todo el mundo empezó a darse cuenta de esto, todos se volvieron tensos.

Todos nosotros en secreto queríamos que el juego se detuviera ahora, porque entendíamos lo que iba a suceder. “Deje de ofertar”, dijo el cocinero. Ninguno de los dos puede ganar ahora”. Se alejó, probablemente hasta el final para preparar el desayuno que ahora ya no me preocupaba.

Miré a Jerry. Sonriendo como siempre, pero ahora con sonrisa febril, sus abultados ojos hablaban mucho sobre su satisfacción por obtener lo mejor de los
camioneros. El segundo camionero estaba sudando, respirando con dificultad, y
cada vez más enojado.

El primer camionero, ahora también estaba enojado, así que subió la oferta a $ 22.

Hubo suspiros en la parte posterior de la multitud. Yo puse mi mano sobre los $ 20. “Muchachos”, les dije, “vamos a parar aquí.”

El segundo camionero golpeó la mesa, me empujó la mano a un lado, y me gritó una obscenidad que prefiero no repetir.

“$25.”

Tragué saliva. Ellos estaban haciendo lo inimaginable. Ahora estaban pagando un total de $ 47 por el derecho de uno de ellos a tener $ 20.

Pero no había terminado.

“27.”

Una obscenidad.

“¡30!”

“$33”. Otra Obscenidad.

“34”.

El segundo camionero dio un puñetazo sobre la mesa otra vez. Yo sentí por debajo, la pata de la mesa que comenzaba a ceder. Gritó:

“¡$ 50!”

Y con eso, el primer camionero gritó otra obscenidad y declaró que su amigo era un loco por hacer una oferta tal alta. Y algo más que no pienso repetir.

Jerry, mi Hada Madrina de Trader, ahora estoy seguro, la persona más extraña que había conocido, recogió el dinero de los camioneros – era mucho más grande
que ellos, así que no iban a discutir con él. Recibió $ 84 en total. ¡Acababa de vender $ 20 por $ 84!

Todo el mundo estaba hablando entre dientes, la mayoría diciendo cosas acerca de lo estúpido que todo esto había sido, y lo increíblemente estúpido que los camioneros habían sido. El Segundo camionero respondió airadamente a todos, pero miró a Jerry:

“Si este payaso no nos hubiese engañado en esto, estaríamos muy bien. Yo
quiero mi dinero de vuelta”. Se inclinó sobre Jerry, al parecer listo para luchar por la devolución de su dinero.

Jerry ni siquiera se inmutó.

En cambio, su brazo gigante se extendió, y con su mano carnosa, agarró al segundo camionero por el cuello y tiró de él hasta tenerlo muy cerca. Entienda que un tirón de Jerry significa literalmente el tirón de un camionero de planta. Estaban las caras tan cerca que el segundo camionero probablemente podría ver las amígdalas de Jerry. Mi Hada Madrina para Trader dijo:

“Usted en la cena, puede hacer una oferta en contra de otra persona por los $ 84, o irse lejos. “Gruñó. “Le sugiero que vuelva a jugar por los $ 84, pero eso es sólo mi opinión. “

Y luego lo soltó. El segundo camionero cayó al suelo, la multitud se había disipado, y Jerry se volvió hacia mí, y sonrió, como si nada hubiera sucedido.

“Ve usted, Rob,” empezó, “¿ve lo que pasó allí?”

Tuve que admitir que lo único que había visto era a dos hombres estúpidos pagando de más por una moneda.

“Está bien. ¿Esto es aplicable al Trading?”

Pensé por un momento. “En realidad no. ¡Pero fue muy divertido de ver!”

Extendió una de sus manos carnosas y su sonrisa desapareció.

Miré fija e inexpresivamente la sudorosa mano gorda que estuvo a punto de aplastar mi tráquea. “Aahhh, tú no eres mi hada madrina para trader benévolo. Eres como mi Bróker-Una hada madrina asesina de traders”.

Dejó escapar una risita, y retiró su mano como si fuera una anaconda regresando de nuevo a su agujero. “Sólo tienes que responder a la pregunta”.

“Fue como en  el trading, ahora que lo pienso,” dije.

La explicación
________________

Antes de que pudiera comenzar, Jerry empezó con su explicación.

“¿Te diste cuenta de que los dos imbéciles seguían ofertando? ¿Notaste que dejaron de pensar en la mejor manera de obtener los $ 20 para pensar en la mejor forma de perder la menor cantidad de dinero posible, y comenzaron a concentrarse en no perder porque ya habían hecho una oferta? ¿Te diste cuenta de que sus emociones resaltaron lo peor de ellos? De hecho estaban más preocupados por no ser el perdedor”

“Sí”.

“¿Y que ambos se lanzaron a hacer sus ofertas sin tener un plan para llevarlas a cabo?”

Ahora se me parece más a mis trades.

Le dije: “Tu has dicho que este era el Juego de la Subasta del Pip. Sin embargo, este fue el juego de la subasta del dólar”.

 “Pensé que nunca lo notarías”.

 El desayuno llegó y nos sumergimos en panqueques, tocino, huevos y más alimentos de lo que generalmente como en todo el día. Me di cuenta de que la niebla comenzaba a despejarse y que todo lo que Jerry me tenía que decir, era que me iba a ayudar.

“El Juego de la Subasta del Pip es muy similar. Es algo parecido a esto:

“En lugar de una hada madrina, tienes a un bróker. Ese bróker está en el negocio de presentarte una oportunidad. Esa oportunidad no es muy diferente que el juego que acabamos de ver aquí. Es llamada:

OFERTA POR PIPS

“y la mayoría de la gente está muy mal en este juego. De hecho, tú eres uno de los peores de la historia. Tú estás muy mal”

 “Basta ya”, le corté.

“De todos modos, tu agente te presenta la oportunidad de hacer una oferta para pips. Eso es todo lo que él está haciendo cuando operas. Te está haciendo una oferta para pips. No es más que presentarte la oportunidad de ganar algunos puntos.

“Pero hay que estar dispuesto a exponer algo de capital en primer lugar.”

Asentí con la cabeza. “Ese es el margen.”

“Sí, eso es cierto. Pero hay más que eso, sin embargo. Además el margen, no es el tamaño de tu trade, y lo más importante, cuántos puntos estás dispuesto a perder cuando intentas alcanzar un determinado objetivo”.

Yo estaba confundido. “No estoy seguro si he entendido”.

Él asintió con la cabeza. “Eso no es porque eres estúpido, sino porque no he sido muy claro”.

Te voy a explicar esto:

“Digamos que quieres ir por 30 puntos en cada trade. Ese es tu objetivo de beneficios. Cuántos puntos estás dispuesto a arriesgar -como pérdida – para esperar obtener tus 30?”

Me detuve y pensé por un momento. “No estoy seguro. 10 o 15?”

“¿En serio?”

“En realidad no. Por lo general dejo correr la operación”.

“¿Cómo?”

“Me dejo llevar muy lejos en el agujero antes de salir.”

“¿Hasta dónde?”

Me daba vergüenza contestar, pero me daba un poco de coraje, el hecho de que él estaba dispuesto a llevar alas en público. “Tal vez 100”.

“¡100 pips sólo para buscar 30!”.

“Sí”.

“Explícame cómo se siente, cuando esto comienza a bajar”.

Pensé por un momento. “Siempre estoy diciéndome que volverá. Hay mucha esperanza involucrada. Me pongo a decirme a mí mismo que si tengo paciencia, todo va a estar bien. Cuando alcanzo 30 pips de pérdida, siento que he llegado al punto de no retorno, y a veces simplemente elimino el stop loss”.

Me detuve. Comprendí entonces cómo me había convertido en una víctima del Juego de la Subasta del Pip.

Metió la mano en su bolsillo de la camisa y me entregó un pequeño folleto.

Cómo no Chupar

en el Trading.

 Por Jerry Tradenright, FGT

Capítulo 1:

El Juego de la Subasta del Pip

___________________________________

Estimado Rob: El Juego de la Subasta del Pip, explica por qué eres tan idiota, y por qué has perdido tanto dinero durante tanto tiempo.

En el Juego de la Subasta del Pip, puedes seguir aceptando más pérdidas y más grandes que tus objetivos, para intentar obtener beneficios cada vez más sin sentido. Su enfoque es hacia maximizar beneficios y reducir al mínimo las pérdidas, pero tu terminas reduciendo al mínimo los beneficios y maximizando las pérdidas.

Una vez que tus pérdidas se igualan en pip a tus objetivos de ganancias propuestos (una pérdida de 30 pips para una operación destinada a hacer 30 pips), casi todos los nuevos traders se enfrentan a este dilema: ¿qué pasa si el par se da la vuelta ahora? ¿No es mejor una pérdida de 29 pips que 30? ¿Qué pasa si el trade se gira, recorre todo el camino y me da mis 30 pips de ganancia?

Esta es la falacia de los costos perdidos. Un nuevo operador, en lugar de esto debe hacer una crítica objetiva de su actividad económica, considerar las cifras de dinero que ya ha invertido en el trade, y sólo ahora decidir si puede perder “un poco más”.

Tú nunca ganarás el Juego de la Subasta del Pip, a no ser que dejes de ofertar antes de que finalice. O que decidas no jugarlo todo completo.

El primer capítulo de este libro – te enseñará todo lo que necesitas saber para negociar con éxito – está orientado a enseñar esta lección: hay que detener las pérdidas rápidamente. No debes jugar el Juego de la Subasta del Pip. Todo lo demás se desprende de esta lección.

Piensa en la guerra de Vietnam. Los Estados Unidos de América aumentaron el tiempo de los conflictos una y otra vez. El enfoque era que no se perdiera la guerra – en lugar de salir temprano con pérdidas mínimas (y el orgullo intacto).

Estacionarse en un trade, porque ya tiene “tanto dinero invertido en él “, emocional y económicamente, es como estar siguiendo a su antigua novia por todas partes a pesar de que ahora ella sale con un patrocinador de la NFL. Eventualmente, no sólo vas a perder a tu novia definitivamente, sino que vas a salir con una patada en el trasero.

En situaciones como esta, es como si tu cerebro hubiese roto una sinapsis, y estás empeñado en demostrarle al mundo (que por cierto no le interesa saber), que no eres un idiota, cuando objetivamente, todos los indicios, muestran que eres un pobre idiota.

Estás jugando el Juego de la Subasta del Pip cuando dejas un trade en pérdida, para que:

Puedas ver si se da la vuelta”;

“No perder la oportunidad si llegara a darse la vuelta”;

“Demostrar que eres capaz de permanecer en un trade”;

Simplemente has sucumbido a la maldición del ganador: estás pagando los pips a más de lo que valen. Estás tratando de comprar dinero-literalmente-por más de lo que vale.

Escuchar

Leer fonéticamente

Diccionario

Aquí hay 4 maneras a prueba de fallos para resolver el problema del Juego de la Subasta del Pip, y garantizar que no lo vamos a jugar otra vez:

Escuchar

Leer fonéticamente

Diccionario

# 1:

DETENER

LA SOBREOFERTA

DE PIPS.

Seguro has oído esto antes, y es verdad, pero hasta ahora todavía no has vivido siguiendo esta regla. Nunca debes arriesgar más pips de lo que valen. Debes cortar rápido las pérdidas. Si tu trade no te produce beneficios, entonces debes cerrarlo.

En la práctica, esto es lo que deberías hacer. Estas no son reglas estrictas, por lo que  serás capaz de moldearlas para tú propio uso con bastante facilidad.

1. Si el trade no funciona en el plazo de X minutos, entonces ciérralo. X minutos es el número de minutos durante los cuales tu trade simplemente se sienta y no se mueve mucho. Estás en una pérdida, pero no una gran pérdida.

2. Si tú trade, enseguida que lo abres, comienza a moverse en contra, pregúntate: ¿tomé la decisión correcta? Si lo hiciste, entonces, permanece en él hasta que el stop loss es golpeado. Si no, ciérralo ahora, independientemente de que el SL esté lo más lejos. Hablaremos de esto más adelante – pero diré unas pocas palabras ahora:

¿Cómo saber si entré en el trade de la manera correcta? Si operas emocionado, si entraste en el trade a los 5 minutos de sentarse frente a tú computadora, si no seguiste tú plan de trading (capítulo más adelante), si tienes un sentimiento profundo de que has cometido un error- Todas estas son buenas señales de que has entrado en el mercado por razones equivocadas.

Aquí está otra manera de evitar el Juego de la Subasta del Pip:

# 2:

DETENER

EL TRADING

No se puede perder lo que no se arriesga. Por supuesto, que si tienes algún deseo de ser rico, en este momento debes estar pensando que éste es el consejo más tonto que alguna vez hayas recibido.

1. Si has perdido más del 9% del valor de tú cuenta, dentro de CUALQUIER período de tiempo, deja de operar en vivo AHORA. No hay excepciones.

2. Opera en una cuenta demo, una semana por cada 2% de pérdidas de tú cuenta (y tal vez incluso más). Si esto parece demasiado pesado, pregúntate: “¿Qué tan pesado sería perder mi cuenta del todo?”

Esto puede ser realmente difícil de hacer. Por ejemplo, si estás tratando de pagar tus cuentas y vivir del Trading, y se te pide que dejes de operar en vivo, vas a preguntarte ¿a dónde vas a obtener el dinero para vivir? La respuesta simple es que tú comenzaste a operar en vivo muy temprano, y es mejor tener $ 2,000 (o cualquier cantidad), aunque no se pueda vivir del trading, que no tener nada.

Una vez trabajé con un trader que se negó a dejar de operar en vivo y pasar a una cuenta demo, porque “la demo le quita emoción al trading. No creo que pueda mantener el interés si sólo estoy negociando en una cuenta demo”. Perdió todo. Dos veces.

# 3:

REVISE

SU TRADING

AHORA

1. Cada semana, imprime el historial de la cuenta de tú plataforma de trading, y pasa al menos 2 horas distanciado de tu computadora (de preferencia fuera de tú casa, en la biblioteca, o un restaurante, o en algún lugar en que puedas pensar y que esté fuera de tú zona de trading), estudiando el informe.

2. Mira tus errores. Deben ser fáciles de identificar. Ellos son los trades que se pierden.

3. Entender y aceptar que cada trade perdido fue un error. Si crees lo contrario (el viejo: “Bueno, es bueno porque he aprendido mi lección”), entonces vas por lo menos a disfrutar, mientras pierdes toda tú cuenta. ¡Anímate con este programa, hombre! ¡Estarías feliz! De tu cabeza brotarían chispas, porque ahora puedes decir: “Bueno, ¡Nunca vuelvo a hacer esto!”

4. Consigue a alguien de tu confianza que le dé una mirada al informe de tú cuenta. Pídele que sea brutalmente honesto contigo. Si esta persona te dice, “Vas a perder todo”, créele. Sigue adelante pero créele. Muchas veces, los traders que han perdido el 50% de su cuenta sienten que “por fin he doblado la esquina, y es esto. No voy a perder nunca más”. “No voy a cambiar a demo”, y pierden todo. No hagas esto. Se siente horrible.

Y un último punto. Recientemente trabajé con un operador prudente en Fiji, que se dio cuenta de que no estaba siguiendo un sistema con resultados comprobados- que, aunque obtenía ganancias (grandes), sufría, también pérdidas ocasionales que le hacían sentirse incómodo sobre su trading. Así que, ¿sabes lo que hizo? Dejó de operar. Sabiamente, mantuvo su saldo de la cuenta intacto mientras trabajaba en los detalles. ¿Cuánto tiempo le tomó? No importa. Mi amigo estaba dispuesto a operar en una demo, durante el tiempo que le llevó volver al trading con un sistema cuyos resultados le permitían negociar con confianza.

Se puede aprender mucho de nuestro amigo de Fiji. En caso de duda, no hagas operaciones en vivo. NINGUNA.

Escuchar

Leer fonéticamente

Diccionario

# 3:

RECUERDE

LOS PATRONES

DE TRADING 

DESASTROSOS

Reproducir el Juego de la Subasta de Pip, te garantiza un desastre en tu trading. Esto es porque cuando juegas el PAG, no te fijas en los patrones de trading desastrosos.

El Patrón de Trading Desastroso

 Hada

 

1. La falta de Planificación. Esto es simplemente la incapacidad de tú parte para escribir un plan de trading detallado. Si no tienes un plan de trading, entonces debes dejar de operar ahora y escribir uno. Puede ser tan fácil como escribir tú estrategia comercial actual, los sistemas y principios de manejo de dinero (si estás operando actualmente con éxito), y tan difícil como empezar de cero (si no lo estás).

2. Ejecuciones Pobres. Cuando no tienes un plan de Trading, entonces, es probable que hagas operaciones malas. Vas al trading sobre la base de un estímulo de decisión del momento. Vas al trading porque no quieres perder la oportunidad. Vas a hacer operaciones aquí y allá, posiblemente, muchas operaciones – y no tendrás ninguna razón real para explicar por qué hiciste todo eso.

3. La escalada y la pérdida. Malos trades dan lugar a pérdidas. Todavía peor, – muchas veces, cuando tienes una mala operación en marcha, te entra posiblemente la tentación de añadir más contratos al trading. Cuando haces eso, lo que estás haciendo es aumentar el daño. Algunos operadores creen que cuando “promedias a la baja” un trade, no es necesario esperar a que de la vuelta para alcanzar el punto de equilibrio o conseguir un pequeño beneficio. Obviamente, esto también amplía la posible pérdida.

4. Emoción. Por último, tus emociones sacan lo mejor y lo peor de ti. Cuando has perdido otra vez, y te das cuenta de que es porque no sabes lo que estabas haciendo, te vuelves emocional. Y entonces entras en un estado que te hace suponer que puedes recuperar el dinero, si sólo realizas otro trade, y la próxima vez, negocias el doble de la cantidad que habías negociado…

 

 Las últimas palabras de Jerry

 ___________________________________

Cerré el libro y miré a Jerry.

“Yo soy un ejemplo perfecto del Plan de Trading Desastroso”.

-Sí, muchacho-dijo, terminando su desayuno y su cuarto de taza de café, “sin duda lo eres”. Ninguno de los dos habló durante unos momentos, y finalmente, continuó, “Pero ¿cómo te sientes después de leer el folleto?”

No pude evitar sonreír. “Puede sonar terrible, pero me siento mucho mejor, porque he sido capaz de ver desde la distancia donde cometí mis errores. Me doy cuenta que he operado en vivo antes de que estuviese listo. Me doy cuenta de que tengo que tener un plan escrito. Sé que tengo que dejar de negociar desde la emoción, y no añadir a mis pérdidas”.

“¿Y?”

“Y sabiendo todo esto me da esperanza”.

“¿Por qué?”

“Porque antes, yo ni siquiera sabía lo que tenía que cambiar, o si necesitaba cambiar algo en absoluto. Solamente operaba más y más, como en una carrera hacia el olvido”.

Él sonrió. Yo le devolví la sonrisa. Y continué: “Y ahora que me doy cuenta de todo esto, puedo llegar a trabajar en el plan de trading. Puedo dejar de operar en vivo – No voy a poner más dinero en mi cuenta en vivo. Yo iba a hacerlo”

“Pero ahora ni siquiera voy a pensar en ello”, dijo, terminando mi pensamiento.

“Bien”.

Terminé mi desayuno, y volvimos a mi casa, por supuesto, Jerry por transporte telepático.

Ese fue el día que me di cuenta de que había esperanza para mí en el trading. Ya que revisamos los registros de mi trading, y discutimos abiertamente sobre mis errores, Me di cuenta de que había estado escondiendo mis debilidades, tratando de superar mis faltas, que eran parte de mí y siempre viajaban a la misma velocidad que yo lo hacía-y entre más rápidamente corría hacia adelante en el patrón de trading desastroso, más difícil se hacía la retirada. Ahora sabía lo que había que hacer: yo tenía que empezar de nuevo, y tan duro como pudiera, ahora podía comenzar a ver una tenue luz al final del túnel.

Sabía que podía ganarme la vida con el trading, ahora me enfrentaba a mis debilidades, y era sólo cuestión de tiempo.

Antes de Jerry despedirse ese día, me preguntó una vez más cómo me sentía.

“Mejor que nunca”, le contesté. Yo sabía que por lo menos en los próximos 6 meses, no operaría en vivo, pero en realidad me sentía mejor no negociando de lo que me había sentido haciendo trading. Eso por sí solo, dije, significa que estoy cambiando para mejorar.

“Deberías”, me dijo, mientras atravesaba con dificultad la ventana, y sonriendo de una manera más amplia que nunca. “Y ni siquiera has visto el resto de mi libro”.

Conclusión

_______________

Realmente perdí mi primera cuenta de trading de forex. Totalmente. La hice añicos, y luego me tomó 12 meses lograr un trading sano y rentable.

Hoy en día, vivo del trading. No soy una Hada Madrina del Trader, pero he estado cerca, y espero que pueda ayudarle a convertirse en el operador que sabe que puede llegar a ser.

Mucho de lo que doy, se ofrece de forma gratuita. Otros servicios, como el programa de capacitación 1 a 1, son pagos. Trato de mantener las cosas que son pagas a un mínimo, y los servicios pagados tan barato como sea posible.

Varias veces por día, sin embargo, me preguntó: “Rob, si eres un trader rentable, entonces ¿por qué no entrenar a la gente sin cargos por el servicio?” Es una gran pregunta, y sólo para los que  leyeron este e-book, voy a darle la mejor respuesta que se pueda imaginar. Sólo tiene que descargar un PDF de la página del siguiente enlace: http://www.robbooker.com/why.pdf

Le deseo lo mejor. Siempre he tratado de mantener mi promesa de responder a cada correo electrónico que recibo – a pesar de que a veces toma tiempo, creo que he hecho un trabajo bastante bueno en eso.

Espere mas ideas de Rob. . .

Gif Smiley buena suerte

 

Un comentario »

  1. Hilario Pineyro dice:

    Agradezco los aportes, Realmente no me arrepiento de haber visitados tu pagina

    Muy agradecido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s